24h Castilla-La Mancha.

24h Castilla-La Mancha.

Sindicatos se movilizan contra los Martín-Caro por ERE en Pablosky

Sindicatos se movilizan contra los Martín-Caro por ERE en Pablosky

Las personas despedidas de Calzados Pablo SLU, el comité de empresa y los sindicatos CCOO-Industria y UGT-FICA, están preparando una acción legal contra la familia Martín-Caro, propietaria de la empresa y del grupo Pablosky. El objetivo es impugnar los despidos y denunciar la presunta vulneración de derechos sindicales constitucionales.

Según los sindicatos CCOO y UGT, a finales del año pasado, los Martín-Caro presentaron un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) por causas económicas que afectaba a 48 personas, el 15% de la plantilla de la fábrica de Calzados Pablo SLU en Fuensalida (Toledo). Los sindicatos señalaron desde el principio que la única razón del ERE era el traslado de parte de los trabajos a Marruecos. Asimismo, solicitaron a los Martín-Caro que evitaran despidos traumáticos y facilitaran la salida de los trabajadores de mayor edad.

El 4 de enero, la negociación del ERE concluyó sin acuerdo entre las partes. Los sindicatos afirmaron que las razones económicas eran discutibles, la Memoria del ERE presentaba deficiencias y la destrucción de empleo era desproporcionada. Además, acusaron a los Martín-Caro de no actuar de buena fe y de reservarse información económica. También destacaron que los despidos estaban dirigidos selectivamente y se limitaban al mínimo legal en cuanto a indemnizaciones.

Ante la negativa de los sindicatos a aceptar estas actuaciones, la familia Martín-Caro procedió a los despidos, tanto voluntarios como forzosos, sin esperar el informe de la Inspección de Trabajo. Además, impidieron que los trabajadores estuvieran acompañados de sus representantes sindicales al recibir y firmar las cartas de despido.

Los sindicatos consideran que algunos de los despidos son nulos, ya que afectan a personas que recientemente fueron incorporadas debido a que se las había considerado falsos autónomos por la Inspección de Trabajo. También solicitarán que se declare la improcedencia del resto de los despidos, lo que daría lugar a indemnizaciones más elevadas.

Además de impugnar los despidos, el comité de empresa y los sindicatos están evaluando presentar una demanda contra los Martín-Caro por las presiones e intimidaciones ejercidas sobre los trabajadores y especialmente sobre los representantes sindicales, con el fin de obstaculizar la oposición al ERE. Estos comportamientos podrían constituir violaciones de derechos fundamentales.

Según los sindicatos, la negación del derecho de los trabajadores despedidos a estar acompañados por sus representantes sindicales al recibir la notificación de la terminación de sus contratos, muestra que los Martín-Caro, con la deslocalización de la producción a Marruecos, buscan no solo reducir costos laborales, sino también ejercer su actividad empresarial en un entorno con menos exigencias en cuanto a condiciones laborales y con menos derechos para los trabajadores.