24h Castilla-La Mancha.

24h Castilla-La Mancha.

El lince ibérico se recupera con éxito, con más de 2.000 ejemplares y 715 en Castilla-La Mancha

El lince ibérico se recupera con éxito, con más de 2.000 ejemplares y 715 en Castilla-La Mancha


Madrid/Toledo, 17 de mayo.

La población de lince ibérico en la Península ha superado los 2.000 ejemplares en 2023, alcanzando una cifra máxima desde que se realiza un seguimiento detallado, lo que aleja a la especie del riesgo de extinción. Según el informe elaborado por el grupo de trabajo del lince ibérico, coordinado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), hay un total de 2.021 linces censados, distribuidos en España (1.730, un 85,6%) y Portugal (291). En España, las comunidades autónomas que albergan poblaciones estables de la especie son cuatro, con Andalucía ocupando el primer lugar con 755 ejemplares, seguida de Castilla-La Mancha con 715, Extremadura con 253 y la Región de Murcia con siete.

Del total censado, 1.299 linces fueron adultos o subadultos, con una distribución de sexos ligeramente inclinada a favor de las hembras. El número de hembras reproductoras o territoriales ascendió a 406 en 2023, mostrando un aumento de 80 hembras en comparación con el año anterior. La población de lince continúa expandiéndose tanto numérica como territorialmente, con 14 áreas geográficas diferentes donde la especie se reproduce y nuevas zonas de presencia en la Región de Murcia y las provincias de Albacete, Badajoz, Toledo y Ciudad Real.

La tendencia positiva en la población de lince desde 2015 ha sido clave para alejar a la especie del peligro de extinción. En solo 20 años, la población ha pasado de menos de 100 individuos contabilizados en 2022 a más de 2.000 en 2023, un crecimiento significativo que demuestra los esfuerzos de conservación realizados. La recuperación del lince ibérico en España y Portugal es un ejemplo destacado de las acciones de conservación de especies amenazadas a nivel mundial, logrado gracias a la colaboración entre administraciones públicas, entidades sectoriales, propietarios de fincas privadas y la sociedad en general.

Los esfuerzos financieros de las administraciones españolas y portuguesas, junto con la Unión Europea a través del programa LIFE, han sido fundamentales para la ejecución de trabajos de seguimiento, investigación y mejora del hábitat del lince. El programa de conservación ex situ, que incluye la cría en cautividad y la reintroducción de ejemplares, ha sido clave en la recuperación de la especie. Desde 2011, se han reintroducido 372 linces en el medio natural, ampliando las áreas de reintroducción para garantizar la supervivencia de la especie en diversas regiones.

La consejera de Desarrollo Sostenible, Mercedes Gómez, ha resaltado la labor realizada en Castilla-La Mancha para recuperar al lince ibérico, destacando el nacimiento de más de 280 cachorros en la región. El siguiente paso es expandir las zonas de presencia del lince para que la especie pueda habitar en nuevas áreas. Se espera que en los próximos meses y años se incremente el número de áreas seleccionadas para la reintroducción del lince en diferentes regiones autónomas.