24h Castilla-La Mancha.

24h Castilla-La Mancha.

Un estudio con el CSIC revela que los primeros seres humanos habitaron el centro de la Península durante el Paleolítico superior

Un estudio con el CSIC revela que los primeros seres humanos habitaron el centro de la Península durante el Paleolítico superior

En un reciente estudio realizado en el yacimiento de La Malia, ubicado en Guadalajara, se ha confirmado que los primeros Homo sapiens poblaron el centro de la Península Ibérica durante el Paleolítico superior. Este hallazgo ha generado un debate sobre la dinámica poblacional en el suroeste de Europa, demostrando la capacidad de colonizar áreas antes consideradas inhóspitas.

El trabajo, liderado por Nohemi Sala y Adrián Pablos, ha revelado que La Malia ha proporcionado evidencias de presencia humana con una antigüedad de entre 36.000 y 31.000 años en el nivel inferior, y de entre 27.000 y 25.000 años en el nivel superior. Esto sugiere que hubo asentamientos repetidos a lo largo del Paleolítico superior en esta región.

Según el CSIC, este descubrimiento ha permitido entender las condiciones climáticas de la época y revelar que, a pesar de las duras condiciones, los humanos de cultura auriñaciense lograron adaptarse y cazar en el territorio del interior peninsular durante la glaciación.

El estudio detalla que el cambio climático entre los dos niveles del yacimiento se caracterizó por condiciones más frías y áridas, lo que resultó en ambientes más abiertos y con menos disponibilidad de agua. A pesar de esto, las estrategias de subsistencia de los habitantes del abrigo rocoso no se vieron afectadas, manteniendo un consumo similar de presas en ambos niveles.

Maria Martín Seijo del INCIPIT, CSIC, señala que las estrategias de recolección de leña no variaron significativamente a lo largo del tiempo, sugiriendo que la leña se recogía en los alrededores del abrigo rocoso. Estos hallazgos desmienten la antigua hipótesis de un desierto interior en la península ibérica durante el Paleolítico superior, demostrando la capacidad de adaptación de los primeros pobladores.