24h Castilla-La Mancha.

24h Castilla-La Mancha.

Solicitan una condena de más de 7 años por el atraco armado de 6.000 euros en una entidad bancaria de Toledo

Solicitan una condena de más de 7 años por el atraco armado de 6.000 euros en una entidad bancaria de Toledo

En el día de hoy, la Audiencia Provincial de Toledo celebrará el juicio contra J.M.E.P., un individuo acusado de llevar a cabo un robo con intimidación en una sucursal bancaria del barrio del Polígono en la capital regional. El Ministerio Fiscal solicita una condena de siete años y seis meses de prisión por este delito.

De acuerdo con el escrito presentado por la Fiscalía, el incidente tuvo lugar el 23 de abril de 2018. Según relata el fiscal, el acusado se dirigió a la entidad bancaria y aguardó su turno para ser atendido por una de las empleadas detrás de los mostradores de atención al cliente.

Cuando finalmente fue atendido, J.M.E.P. preguntó a la empleada cuál era el límite de dinero en efectivo que podía obtener. De acuerdo con el fiscal, la empleada le respondió que el límite era de 3.000 euros.

Inmediatamente después, el acusado rodeó el mostrador y se puso al lado de la empleada mostrando una pistola semiautomática de calibre 9 milímetros marca Makarov, diciéndole: "No te voy a hacer daño, dame 3.000 euros", manteniendo la pistola oculta en su ropa para evitar que los empleados o los clientes presentes en ese momento se dieran cuenta de lo que estaba ocurriendo.

Aterrorizada por la situación, la empleada sacó la cantidad exigida por el acusado del dispensador de dinero en efectivo y se la entregó. En ese momento, J.M.E.P. le indicó que sacara otros 3.000 euros del dispensador, a lo cual la empleada accedió movida también por el miedo infundido por el acusado.

Posteriormente, el acusado abandonó la sucursal con su botín. Hasta el día de hoy, la entidad bancaria no ha sido indemnizada por la compañía AIG Europe Limited, con la cual tenía un contrato de seguro, y exige la restitución del dinero sustraído.

El acusado fue detenido el 18 de mayo dentro de una habitación de hotel en Getafe, donde se encontraba la pistola utilizada en el robo, cuyas inscripciones correspondientes a la marca, modelo y número de serie habían sido borradas del armazón, así como trece cartuchos del calibre 9 milímetros aptos para ser disparados por la misma arma.