Padre es condenado por homicidio tras la muerte de su hijo en Santa Cruz del Retamar.

Padre es condenado por homicidio tras la muerte de su hijo en Santa Cruz del Retamar.

El Ministerio Fiscal ha decidido rebajar su petición de pena para el acusado en el caso del homicidio de su hijo, después de que éste admitiera los hechos durante el juicio. Inicialmente, se pedían 25 años de prisión, pero ahora la fiscalía solicita una pena de 13 años por el delito de homicidio contemplado en el artículo 138 del Código Penal.

El jurado popular que ha enjuiciado el caso en la Audiencia Provincial de Toledo ha declarado al acusado culpable del homicidio de su hijo, que tuvo lugar el 11 de octubre de 2020 en Santa Cruz del Retamar. Tras la lectura del veredicto, el juicio ha quedado visto para sentencia.

El cambio en la declaración del acusado admitiendo su culpabilidad ha llevado a modificar las conclusiones de acusación de la fiscalía. A pesar de que se planteaba inicialmente el delito de asesinato con agravante de alevosía, ahora se acusa al acusado de homicidio, lo que ha implicado una reducción en la petición de pena.

Además de la pena de prisión, la fiscalía ha solicitado que se imponga al acusado una medida de libertad vigilada durante 10 años, que le prohíba acercarse a sus familiares a menos de 1.000 metros de distancia y residir en el mismo municipio.

La defensa ha mostrado su conformidad con la modificación planteada por la fiscalía, mientras que la acusación particular y la acusación pública también han apoyado la reducción de la pena, aunque han expresado su discrepancia con la rebaja de las indemnizaciones por responsabilidad civil.

En cuanto a las indemnizaciones, la acusación particular mantiene su solicitud inicial de compensación por valor de 94.000 euros para la pareja del fallecido, 94.000 euros para cada uno de los dos hijos de la víctima, 42.000 euros para la madre de la víctima y 15.000 euros para el hermano del fallecido.

La admisión de culpabilidad por parte del acusado ha condicionado la segunda vista del juicio, lo que ha llevado a la renuncia de los letrados a llamar a declarar a los agentes de la Guardia Civil encargados de la investigación. Sin embargo, los médicos forenses sí han sido llamados a declarar, ya que la acusación mantenía interés en sus testimonios.

Durante su comparecencia, los forenses han destacado que la autopsia reveló que la causa de la muerte fue una cuchillada en el pecho, sin encontrar ninguna otra lesión. Según los expertos, esta herida corresponde a un apuñalamiento voluntario y no a un accidente, ya que se necesita cierta fuerza para causar ese tipo de lesiones con un arma blanca.

Los forenses también han ratificado un informe sobre el estado de salud mental del acusado, en el que se concluye que no había ninguna alteración o afectación que pudiera haber afectado a sus capacidades en el momento de cometer los hechos.

Categoría

Castilla-La Mancha