24h Castilla-La Mancha.

24h Castilla-La Mancha.

Paciente de Santa Cruz de Retamar alega inocencia tras muerte de su hijo, alegando falta de intención

Paciente de Santa Cruz de Retamar alega inocencia tras muerte de su hijo, alegando falta de intención

Un hombre acusado de asesinar a su hijo ha defendido su inocencia durante la primera vista oral de su juicio en la Audiencia Provincial de Toledo. El acusado, identificado como N.P., ha afirmado que no tenía intención de acabar con la vida de su hijo, G.S.P., y ha reconocido que portaba el cuchillo con el que se produjo el apuñalamiento, pero que todo ocurrió sin quererlo.

En la vista también han testificado la esposa del acusado y madre de la víctima, L.P., la esposa de la víctima, M.A.D., y dos médicos que atendieron al acusado en las horas siguientes a los hechos. N.P. ha asegurado estar en un estado grave de embriaguez debido al consumo de alcohol, pero ha afirmado que su hijo entró a su domicilio de manera violenta y lo golpeó en la cabeza con una muleta.

El acusado ha sostenido que no quería acercarse a su hijo porque sabía que era más fuerte que él y que solo fue a buscar el cuchillo para defenderse. Según su versión, la víctima recibió la puñalada de forma accidental durante un forcejeo en la puerta del domicilio.

Las principales testigos, que también actúan como acusación particular, han contradicho la versión del acusado y han negado que estuviese ebrio. La pareja de la víctima, M.A.D., ha declarado que la víctima bajó a la vivienda de su padre para enfrentarlo por no dejar en paz a su madre. Según su relato, el acusado fue a la cocina y regresó a la sala donde se encontraba la víctima para apuñalarlo. M.A.D. ha afirmado que la víctima fue sorprendida y que no pudo defenderse.

Por su parte, la madre de la víctima, L.P., ha afirmado que su marido exclamó que la iba a matar cuando fue a la cocina a coger el cuchillo. Aunque no presenció el momento exacto del apuñalamiento, tiene la certeza de que ocurrió en el interior de la vivienda. También ha negado que el acusado estuviese ebrio y ha corroborado su indiferencia tras el crimen.

Además de los testigos, dos médicos han declarado que el acusado no presentaba signos de embriaguez cuando fue atendido en los centros de salud de Valmojado e Illescas.

El juicio continuará con los testimonios de los agentes encargados de la investigación y los técnicos forenses. Posteriormente, el jurado deberá emitir un veredicto. Si es declarado culpable, N.P. podría enfrentarse a 25 años de prisión por asesinato y tendría que indemnizar a los familiares de la víctima.