Nuevo obispo de Sigüenza-Guadalajara insta a vivir la Navidad como una oportunidad de gratitud y solidaridad

Nuevo obispo de Sigüenza-Guadalajara insta a vivir la Navidad como una oportunidad de gratitud y solidaridad

SIGÜENZA (GUADALAJARA), 23 Dic.

El obispo Julián Ruiz de Huesca y Jaca ha tomado posesión de su nuevo cargo como obispo de la diócesis Sigüenza-Guadalajara en una ceremonia celebrada en la catedral seguntina. En su primera homilía, el obispo ha llamado a los fieles a aprovechar la Navidad como un momento de agradecer, dar testimonio y compartir.

La ceremonia tuvo lugar en la catedral de Sigüenza y contó con la participación de más de cien sacerdotes y una treintena de obispos y arzobispos. Durante la misa, el nuevo obispo recibió el báculo de manos del Nuncio Apostólico, Bernardito Auza.

En su discurso, el obispo Ruiz destacó la importancia de purificarse y renovarse durante la Navidad para prepararse para el nacimiento de Jesús. También hizo hincapié en la importancia de la familia y su papel en la renovación del mundo.

El obispo expresó su agradecimiento a los fieles por su oración y cercanía desde que se anunció su nombramiento. También agradeció a su predecesor, el obispo Atilano Rodríguez.

El primer acto oficial del nuevo obispo fue un acto de oración después de recibir el báculo del Nuncio Apostólico. Durante la ceremonia, el Nuncio destacó el encomiable servicio del obispo emérito Atilano Rodríguez.

La entrada del nuevo obispo a Sigüenza fue a caballo, en una yegua blanca llamada Ginebra. También caminó por una alfombra bellamente decorada por los seguntinos. La diócesis Sigüenza-Guadalajara cuenta con dos sedes y una población de alrededor de 270.000 habitantes, que enfrenta los desafíos de la secularización y la despoblación en las zonas rurales.

La ceremonia duró casi dos horas y contó con la asistencia de cerca de mil personas.

Categoría

Castilla-La Mancha