Marchamalo cumple 25 años como municipalidad autónoma: "Un lugar hermoso y con excelentes servicios"

Marchamalo cumple 25 años como municipalidad autónoma:

La localidad guadalajareña de Marchamalo celebra su vigésimo quinto aniversario como localidad independiente con gran entusiasmo y optimismo de cara al futuro. En un video conmemorativo, el alcalde Rafa Esteban destaca los logros de los últimos 25 años, enfatizando la creación de empresas, puestos de trabajo, tradiciones, cultura y servicios de calidad que han convertido a Marchamalo en un referente en toda la región de Castilla-la Mancha.

El video concluye con un mensaje de unidad y compromiso: "Hemos crecido juntos y juntos queremos seguir haciéndolo. Marchamalo es el pueblo más bonito y con los mejores servicios para vivir en todo el mundo. Felicidades por estos 25 años de progreso".

Echando la vista atrás, el cronista oficial de la localidad, Juan Enrique Ablanque, recuerda el proceso de independencia vivido en la Nochevieja de 1998, una fecha que ningún marchamalero olvidará. Ese día, el entonces alcalde de Guadalajara, José María Bris, y el alcalde pedáneo de Marchamalo, Juan Armando Monge, sellaron el convenio que permitió la separación de Marchamalo de la capital provincial.

Después de 26 años de administración conjunta, Marchamalo volvía a ser un municipio autónomo, lo que se celebró con entusiasmo hasta altas horas de la madrugada del 1 de enero de 1999. Esta alegría, sin embargo, estuvo marcada por la controversia que había rodeado durante décadas el proceso de anexión y desanexión. Marchamalo, como uno de los municipios más grandes de la provincia, se vio afectado por la reestructuración de los municipios durante la dictadura franquista.

El cronista destaca que durante 350 años, Marchamalo tuvo un autogobierno próspero hasta que este fue eliminado abruptamente. Sin embargo, con la llegada de la democracia, el PSOE se hizo cargo del Ayuntamiento de Guadalajara y un militante socialista, Fernando Olalla, se convirtió en el alcalde pedáneo de Marchamalo, desempeñando un papel clave en el proceso de independencia.

Olalla fue un defensor acérrimo de los intereses de Marchamalo, luchando por la autonomía del municipio y asegurando que los servicios esenciales estuvieran garantizados. La dependencia de Guadalajara en áreas como la depuradora, la policía municipal, la recogida de basuras y el transporte público era palpable, y Olalla trabajó incansablemente para asegurar que Marchamalo conservara estos servicios tras la independencia.

En 1996, la Junta Vecinal, compuesta por representantes del PSOE y del PP, acordó por unanimidad iniciar el proceso de desanexión. Un mes después, se llevó a cabo una consulta popular en la que los habitantes de Marchamalo expresaron su deseo de mantener su independencia. Aunque hubo cierta incertidumbre debido a la preocupación por la posible pérdida de servicios, el resultado fue abrumadoramente a favor de la separación.

A partir de ahí, comenzó la negociación del convenio de segregación con Guadalajara. Gracias a un enfoque centrado en el bienestar de los ciudadanos y a la habilidad negociadora de Juan Armando Monge, se logró conservar la mayoría de los servicios existentes, aunque Marchamalo debía pagar por ellos.

En resumen, el vigésimo quinto aniversario de Marchamalo como localidad independiente es motivo de celebración y muestra de los logros alcanzados en estos últimos años. A pesar de los desafíos y controversias, Marchamalo ha construido un futuro próspero y se ha convertido en un referente en servicios y calidad de vida en la región.

Categoría

Castilla-La Mancha