Los parques de San Esteban y Prim de Guadalajara se transformarán con la incorporación de pérgolas, columpios y una mayor cantidad de árboles en su remodelación.

Los parques de San Esteban y Prim de Guadalajara se transformarán con la incorporación de pérgolas, columpios y una mayor cantidad de árboles en su remodelación.


GUADALAJARA, 17 Ene.

Las obras de acondicionamiento y remodelación de las emblemáticas plazas del casco histórico de Guadalajara General Prim y San Esteban arrancarán en unos días y tendrán un plazo de ejecución de seis meses, cuantificándose la inversión en algo más de un millón de euros. "Queremos hacerlas más agradables y accesibles a las personas", ha señalado la alcaldesa, Ana Guarinos.

Unas obras que se financiarán en un 50% con fondos europeos y que afectan a unas plazas ubicadas en la Zona de Bajas Emisiones, cuyo coste se incrementa un 13,63% con respecto a la cuantía del proyecto inicial del anterior Gobierno de Alberto Rojo, que ha tenido que ser modificado en base a una resolución desfavorable de la Delegación Provincial de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de Guadalajara recibida este Gobierno el pasado 3 de noviembre en el Ayuntamiento.

Así lo ha confirmado la propia alcaldesa durante la presentación del proyecto, explicando que el pavimento en tonos vivos --rojizos y magentas-- que se contemplaba para estas plazas por el Gobierno de Alberto Rojo va a ser modificado porque así lo dice la Delegación Provincial.

Según la documentación remitida al Ayuntamiento, la Delegación de Cultura apunta literalmente que "dado que las obras de acondicionamiento afectan al ambiente urbano catalogado A.3, así como a los bienes de interés histórico-arquitectónico Palacio de los Condes de Medina e iglesia medieval de San Esteban, se informa desfavorablemente el pavimento de caucho y baldosas fotocatalíticas, así como colores de los mismos recogidos en el proyecto, ya que no respetan las características del ambiente urbano y los inmuebles históricos citados".

Así, de acuerdo a esta decisión, la propuesta modificada y "necesaria" contempla la modificación de materiales y tonos acordes al entorno de este casco histórico, siendo el coste actual de 1.029.000 euros frente a los 900.000 euros inicialmente previstos, ha declarado la alcaldesa de Guadalajara durante la presentación del proyecto a los medios.

Un proyecto que ahora tendrá un pavimento en tonos terrosos en distintos formatos que además irán entremezclándose. Pero además, en ambas plazas habrá algunos detalles importantes como es la réplica del claustro interior del palacio que hay en la propia plaza San Esteban, donde también irá una pérgola de acero galvanizado con unos listones de madera y vegetación para crear espacios de sombra.

En cuanto a la plaza de Prim, también habrá un guiño histórico a la antigua fuente que había allí y habrá una zona de columpios, además de una pérgola, con nuevo arbolado en ambas plazas. En concreto, en la de San Esteban se van a mantener dos especies arbóreas de los pinos más emblemáticos y el resto serán repuestos con nuevas especies y zonas ajardinadas, al igual que se hará en la de Prim, basándose para ello en la viabilidad de las especies y criterios de seguridad.

Unas obras que podrían haber comenzado a finales de diciembre pero que, de acuerdo con el sector hostelero, se ha preferido esperar a esta fecha para que no afectara a la celebración de los vermús navideños de los bares y restaurantes de este entorno.

"Es absolutamente necesario dinamizar e invertir en zonas que llevaban años sin inversiones", han señalado desde el Consistorio, tranquilizando a los vecinos de la ciudad de que pese a que ya ha entrado en vigor la Zona de Bajas Emisiones el 1 de enero de 2024, podrán acceder al casco con sus vehículos a lo largo de todo el año sin que aún se aplique ningún tipo de medida sancionadora salvo las meramente informativas.

Por su parte, para el concejal de Infraestructuras, Santiago López, el acondicionamiento de estas plazas no solo contribuye a recuperar el casco histórico para que esté a la altura de la ciudad, sino que "es un proyecto armonizado con el casco, que hará de esta zona un lugar más agradable", y ha pedido disculpas a los vecinos que viven o trabajan en este entorno por los problemas que se puedan ocasionar durante el tiempo que duren los trabajos.

Unas obras que también van a afectar al tráfico, aunque tal y como ha señalado el concejal hay soluciones previstas. De hecho, se contemplan tanto cortes puntuales como totales y para el acceso a los garajes de Capitán Luis Pizaño y plaza de Lope de Haro se van a dar alternativas con el fin de que las molestias sean las mínimas.

Se salvaguardarán las zonas de carga y descarga, pero desaparecerán algunas plazas de aparcamiento para dar prioridad al peatón, no afectando para nada a los establecimientos de hostelería salvo "en positivo", ya que van a desaparecer las barreras arquitectónicas y las terrazas que hay ahora dejarán de estar en cuesta.

Y como las obras van a coincidir con uno de los desfiles tradicionales en Semana Santa, ya han hablado con la Junta de Cofradías para que la procesión del Nazareno, que es la única afectada, modifique este año su itinerario, confirmado ya por el nuevo presidente de la Junta de Cofradías.

En cuanto a las excavaciones arqueológicas realizadas en las catas, no se ha encontrado nada que afecte a las obras pero si aparece algo, como en cualquier otra obra, se seguirán los trámites oportunos con la Delegación de Cultura.

Una batalla con la que también el Ayuntamiento está trabajando es la creciente presencia de solares en las inmediaciones del casco. Según el concejal de Infraestructuras, ya están evaluando algunas actuaciones que se pudieran llevar a nivel municipal, aunque ha reconocido que muchas son fincas privadas y la actuación del Consistorio "queda sujeta y limitada".

Categoría

Castilla-La Mancha