24h Castilla-La Mancha.

24h Castilla-La Mancha.

La Diputación de Albacete reconoce la jubilación de 15 auxiliares del Consorcio de Servicios Sociales

La Diputación de Albacete reconoce la jubilación de 15 auxiliares del Consorcio de Servicios Sociales

El Salón de Actos de la Diputación de Albacete acogió el acto de reconocimiento a las auxiliares del Consorcio de Servicios Sociales (CSS) que se jubilan este año. Durante la jornada, se entregaron placas de reconocimiento a las 15 profesionales homenajeadas, en un evento que concluyó con una comida de hermandad. El diputado de Sanidad y vicepresidente de la Diputación, Francisco García, asistió al acto y expresó su gratitud y reconocimiento hacia las auxiliares, destacando la importancia de su trabajo y resaltando su empatía, compromiso y vocación.

García afirmó que las auxiliares son uno de los pilares fundamentales del Estado del Bienestar en la provincia de Albacete, y las describió como la mejor tarjeta de presentación de la Diputación en cada localidad. Además de su parte profesional, destacó el valor humano que aportan al brindar apoyo, compañía y escucha a las personas a las que asisten. Según el diputado, estas profesionales son el motor de un exitoso proyecto que lleva 35 años, en colaboración con el Gobierno regional y los ayuntamientos, y que va más allá de ser un recurso o una ayuda para las personas mayores, dependientes o vulnerables.

García resaltó que el Consorcio de Servicios Sociales es una red que ofrece apoyo, cuidado y bienestar, y que actúa como un dique de contención frente a la soledad. Subrayó la importancia de la labor del consorcio en la promoción de la igualdad de oportunidades y la dignidad de las personas. También destacó el compromiso de la Diputación de Albacete en el sostenimiento de este recurso, calificándolo como uno de los instrumentos más importantes de justicia social e igualdad.

El diputado hizo hincapié en la contribución del Consorcio a la provincia y a cada una de las 84 localidades en las que opera, especialmente a aquellas más pequeñas. Destacó que el consorcio se ha convertido en un instrumento de desarrollo rural, que permite a los habitantes de cualquier núcleo de población pasar el mayor tiempo posible en sus entornos con garantías. Además, García resaltó el empleo de calidad femenino que genera el consorcio, lo cual favorece el arraigo y la fijación de población en el medio rural, un aspecto clave para abordar el reto demográfico.