Hombre de Alovera confiesa homicidio alegando autodefensa por cuchillos de su esposa.

Hombre de Alovera confiesa homicidio alegando autodefensa por cuchillos de su esposa.

Bajo la premisa de que "la maté en no sé qué arrebato. No sé cómo pasó", A.M.C., el autor confeso del asesinato a puñaladas de su esposa en mayo de 2021 en Alovera (Guadalajara), ha declarado en el inicio del juicio con jurado popular en la Audiencia Provincial de Guadalajara.

La confesión del acusado, aunque no ha negado haberla matado, ha girado en torno a la afirmación de no considerarse un asesino, sino alguien que intentaba arrebatarle los cuchillos que ella sostenía, con el objetivo de evitar que siguiera amenazándolo. La Fiscalía solicita 24 años de prisión bajo la consideración de un asesinato con alevosía y violencia de género, mientras que la defensa busca 10 años porque considera que se trata de un homicidio y se suma al argumento de la confesión.

Según el relato del acusado, en medio de un altercado con su esposa, él logró quitarle los cuchillos que ella tenía en su poder, momento en el que perdió el control y le propinó múltiples puñaladas. El acusado ha dejado claro que no fue él quien sacó los cuchillos de la cocina, como sostiene la Fiscalía. Además, ha expresado que su mujer llegó a casa de forma agresiva, provocándolo verbalmente y llamándolo insultos homofóbicos.

Jamás me he considerado una persona celosa y, aunque soy culpable de haberla matado, no quiero ser catalogado como un asesino. Mi mayor pesar es su ausencia y desearía que Dios me llevara pronto junto a ella", ha declarado el acusado, visiblemente afectado. Además, ha destacado que siempre le gustó ver a su esposa arreglada y que nunca le prohibió su forma de vestir o el uso de las redes sociales.

La Fiscalía no solo no ha creído la versión del acusado, sino que asegura haber encontrado contradicciones en su declaración. En su argumento, la Fiscalía sostiene que la relación de la pareja estaba deteriorada y apunta a que el acusado tomó un cuchillo de la cocina para apuñalar a su esposa, quien se encontraba indefensa. Según el Ministerio Público, la víctima fue degollada y recibió múltiples puñaladas mortales en zonas vitales. La Fiscalía considera el crimen un acto de violencia de género con alevosía, ya que fue un ataque "repentino y traicionero" aprovechándose de la indefensión de la víctima.

Por su parte, la Acusación Particular solicita 25 años de prisión, uno más que la Fiscalía, argumentando que, además del agravante de parentesco, también concurre el agravante de género. La defensa, por su parte, argumenta que la muerte fue causada por una de las puñaladas y hace referencia a un "arrebato pasional". Durante el juicio se presentarán pruebas testificales, periciales y documentales.

Tags

Categoría

Castilla-La Mancha