24h Castilla-La Mancha.

24h Castilla-La Mancha.

El IMV solo alcanza el 5,2% de la población en riesgo de pobreza en Baleares tras 4 años de implementación

El IMV solo alcanza el 5,2% de la población en riesgo de pobreza en Baleares tras 4 años de implementación

En un informe presentado recientemente, la Asociación de Directores y Gerentes en Servicios Sociales ha destacado que el Ingreso Mínimo Vital (IMV) solo llega al 12,2% de la población que vive por debajo del umbral de la pobreza, cuatro años después de su implementación. La asociación también ha criticado al Gobierno por la falta de coordinación con los servicios sociales municipales para ampliar la cobertura de esta prestación, con un alcance del 8,7% en Castilla-La Mancha.

Asimismo, se ha señalado que existen notables disparidades regionales, desde el 24,5% de cobertura en Euskadi hasta el 5,9% en Baleares.

Los gerentes de Servicios Sociales han acusado al Gobierno de incumplir el objetivo de llegar a las 850.000 familias en pobreza extrema en el país. La persistencia de las "colas del hambre" ha sido calificada como una muestra de la ineptitud del Gobierno en la gestión del IMV, según la asociación.

Según los datos recopilados, en abril cerca de 589.948 familias fueron beneficiarias del IMV, sumando un total de 1.771.480 personas. El IMV incluye la renta básica de subsistencia para aquellos con ingresos por debajo de la renta garantizada, así como un complemento de ayuda para la infancia.

La asociación ha destacado que solo 392.902 hogares reciben la renta básica de subsistencia, representando el 2,1% de la población española. La cobertura actual del IMV solo alcanza al 46,2% de la pobreza severa, muy por debajo de la previsión inicial de llegar al 17% de la población en pobreza severa.

En términos de riesgo de pobreza, se estima que 8.260.000 personas se encuentran en esta situación en España, lo que significa que el IMV solo llega al 12,2% de ellas. Las disparidades territoriales en la implementación del IMV son evidentes, con porcentajes que van desde más del 20% en País Vasco hasta menos del 10% en algunas comunidades.

Ante esta realidad, la asociación ha pedido un mayor impulso para integrar el IMV en los servicios sociales de atención primaria. Destacan la importancia de los servicios sociales comunitarios como una red efectiva para llegar a todos los ciudadanos, independientemente de su ubicación o situación.

Sin embargo, lamentan que el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social no haya establecido una coordinación efectiva que facilite la implementación del IMV y mejore la situación económica de muchas familias vulnerables. El complejo proceso burocrático para acceder al IMV ha generado precariedad y sufrimiento en miles de personas necesitadas durante la mayor crisis social de la historia.