El Hospitalito de Rey en Toledo da la bienvenida a sus primeros 30 residentes con el apoyo de los Reyes

El Hospitalito de Rey en Toledo da la bienvenida a sus primeros 30 residentes con el apoyo de los Reyes

Los Reyes de España han inaugurado este jueves en pleno corazón del Casco Histórico de Toledo la residencia comunitaria 'Hospital del Rey', un recurso sociosanitario del Gobierno regional que acoge, de momento, a sus 30 primeros usuarios, pacientes afectados por un trastorno mental grave.

Con puntualidad británica sobre la hora prevista, don Felipe y doña Letizia han llegado a las 11.00 horas a la calle Chapinería, donde se ubica el emblemático edificio del siglo XVI, que acoge esta residencia.

A los pies de la Puerta del Reloj de la Catedral de Toledo sus majestades han recibido una calurosa bienvenida de los numerosos toledanos que les han querido mostrar su reconocimiento, entre algunos gritos de "Viva España".

Tras saludar a algunos de los asistentes, han iniciado la visita guiados por el presidente regional, Emiliano García-Page, la ministra de Vivienda y Agenda Urbana, Isabel Rodríguez, y el alcalde de Toledo, Carlos Velázquez, entre otros.

Una vez dentro, los Reyes, tras posar junto a la placa que inmortaliza este día de su puesta de largo, han mantenido una conversación con residentes, familiares y trabajadores de la Fundación Sociosanitaria que gestiona el centro, en el patio que vertebra el imponente edificio.

Después de que la comitiva real prosiguiese con su visita, ha sido el responsable técnico de la Fundación Sociosanitario, Luis Alberto Casas, el que, en declaraciones a los medios, ha asegurado que los residentes se sienten muy congratulados.

"Las instalaciones son magníficas. Las habitaciones son muy amplias, muy luminosas y los espacios son muy versátiles para poder hacer cantidad de cosas. Y, lo fundamental, está en el corazón de Toledo, lo que les permite tener una vida en la ciudad".

Y es que Casas ha explicado que las residencias comunitarias se consideran centros abiertos, que permiten a sus usuarios tener libertad de entrada y de salida. "De lo que se trata es de que se hagan en la ciudad, que participen de la ciudad, que puedan decidir y sentirse más libres".

"Ese es nuestro objetivo fundamental", ha relatado el responsable técnico de la Fundación Sociosanitaria, que ha aseverado que en estos centros, los profesionales ofrecen "mucho respeto y cariño".

Dicho esto, ha detallado que para llegar a este tipo de residencia, estas personas, que presentan un trastorno mental grave, han de pasar por una comisión, donde los profesionales sanitarios que les tratan deciden derivarlos a estos centros, que son un lugar de tránsito antes de pasar a una vivienda supervisada.

Al término de la visita, el consejero de Sanidad, Jesús Fernández, ha asegurado que el día deja un "montón de mensajes" en positivo, por el edificio, el dispositivo y el trato que los monitores de la Fundación Sociosanitaria dispensan a los usuarios.

"Estamos tremendamente agradecidos por al trabajo que se ha hecho", ha aseverado el titular regional de Sanidad, que ha ensalzado el trabajo arquitectónico realizado, que ha permitido tornar un edificio en el centro de Toledo "lleno de escombros", en un lugar "emblemático" para el tratamiento de personas que tienen afecciones de salud mental.

Dicho esto, ha destacado que, de momento, en el Hospitalito del Rey, con una capacidad de 60 plazas, acoge a 30 personas, atendidas por una plantilla de 60 trabajadores.

"Esto lo ponía muy en relieve la propia Reina. Estos dispositivos donde hay más trabajadores que personas dan a entender la dedicación que tenemos desde los servicios públicos a las personas que atendemos", ha indicado.

"Es un día importante, en el que nos ha hecho mucha ilusión que identifiquen cómo tratamos personas a personas. La idea más relevante que ha salido de la visita de sus majestades es resaltar la importancia que tiene humanizar la asistencia para todo tipo de personas, pero, en especial, para aquellas más vulnerables", ha concluido.

Con la visita de los Reyes, se pone el punto y final a la polémica, que durante años, ha rodeado a la funcionalidad de este edificio, que cerró sus puertas como residencia de mayores en 2005, bajo el Gobierno de José María Barreda, para ser reformado.

Después de ser paralizado por el Ejecutivo de la 'popular' María Dolores de Cospedal, fue el actual presidente, Emiliano García-Page, el que retomó el proyecto, pero en el Debate del Estado de la Región de octubre de 2020 anunció su cambio de uso, pasando a ser una residencia para personas con enfermedad mental.

Esta decisión generó gran controversia, tanto entre los vecinos del Casco Histórico, que perdía así la una infraestructura para mayores con la que contaba, como con el Ayuntamiento toledano, que comandado por la socialista Milagros Tolón, mostró su oposición a dicho cambio.

Categoría

Castilla-La Mancha