24h Castilla-La Mancha.

24h Castilla-La Mancha.

CCOO y UGT denuncian falta de justificación económica en el ERE de Pablosky y solicitarán la anulación de los despidos si se llevan a cabo

CCOO y UGT denuncian falta de justificación económica en el ERE de Pablosky y solicitarán la anulación de los despidos si se llevan a cabo

La empresa Calzados Pablo ha causado indignación al dejar fuera de las bajas voluntarias a los trabajadores mayores de 63 años, con el objetivo de no tener que pagar por su inminente jubilación. La secretaria provincial de CCOO Industria Toledo, María Jesús Fernández, y su homólogo de UGT, Sergio de la Fuente, junto con otros miembros del Comité de Empresa de la fábrica de zapatos Pablosky de Fuensalida, han convocado una rueda de prensa para denunciar los detalles del Expediente de Regulación de Empleo (ERE), el cual consideran que carece de motivación económica y será impugnado por los sindicatos.

Según han explicado los sindicalistas, la empresa cuenta con una plantilla de 315 trabajadores, y en el pasado intentaron convertir a parte de ellos en trabajadores fijos discontinuos, lo cual resultó en pérdidas económicas para dichos empleados. Este año, Calzados Pablo propone nuevamente la modalidad de fijos discontinuos, pero los trabajadores ya están cansados de la situación que se está viviendo en la empresa.

La empresa busca despedir a 48 personas, pero esta cifra no refleja la verdadera intención de Calzados Pablo, ya que pretenden quedarse solo con 249 trabajadores para ser considerados una pequeña y mediana empresa (pyme).

Según las estimaciones de CCOO y UGT, se espera que cerca de un centenar de trabajadores sean despedidos, especialmente aquellos que están en edad de prejubilación o jubilación, pero que no han sido incluidos en las bajas voluntarias.

Los sindicatos consideran que las razones económicas esgrimidas por la empresa para justificar el ERE son infundadas, y por lo tanto, solicitarán a las autoridades laborales que no aprueben el expediente. Además, si Calzados Pablo realiza los despidos en los términos que pretende, los sindicatos emprenderán acciones legales para impugnar su validez y exigir una indemnización acorde a la ley, en lugar de las "míseras limosnas" que ofrecen.

Luego de informar a los trabajadores en una asamblea que se llevará a cabo la próxima semana, los sindicatos decidirán las acciones sindicales a tomar para oponerse a los despidos traumáticos que supondrá el ERE propuesto por la familia Martín-Caro, propietaria de Calzados Pablo.

Por otro lado, los sindicatos han denunciado que la empresa trasladó parte de las secciones de cortado y aparado a Marruecos el año pasado, lo cual ha agravado aún más la situación. Si ese trabajo se mantuviera en Fuensalida, no serían necesarios los despidos de las 48 personas propuestos por la empresa.

Además, los sindicatos critican que no se despedirán solo a 48 personas, sino a más de cien, ya que otras 68 trabajadores mayores de 63 años han sido excluidos del ERE, considerando que se jubilarán antes de 2026 sin ningún costo para la empresa.

Los sindicatos tenían esperanza de llegar a un acuerdo a través de la mediación que tuvo lugar el 14 de diciembre, ya que un gran número de trabajadores, hasta 110, son mayores de 59 años. Sin embargo, los propietarios de Calzados Pablo responsabilizaron a estos trabajadores de haber presentado una denuncia ante la Inspección, lo cual ha generado tensión en las negociaciones.

Además, los empresarios solo ofrecieron la opción de negociar salidas voluntarias para dos grupos específicos: aquellos menores de 50 años y los que tienen entre 61 y 62 años, dejando fuera a los mayores de 63 años debido a su próxima jubilación.