24h Castilla-La Mancha.

24h Castilla-La Mancha.

Castilla-La Mancha facilita medidas para apoyar a productores viticultores ante desafíos climáticos

Castilla-La Mancha facilita medidas para apoyar a productores viticultores ante desafíos climáticos

El Gobierno regional de Castilla-La Mancha ha publicado dos resoluciones en el Diario Oficial que afectan al sector vitícola de la región. Estas medidas tienen como objetivo apoyar a los viticultores frente a fenómenos como la sequía y brindarles flexibilidad para planificar las plantaciones que realizarán en la primavera de 2024.

Una de las resoluciones se refiere a la delimitación de las zonas afectadas por la sequía, con el fin de flexibilizar ciertos requisitos del sector vitivinícola regional. Publicada el pasado 30 de noviembre, su propósito es mitigar los impactos adversos que los fenómenos meteorológicos de la primavera de este año han tenido en la actividad de los viticultores. Estos fenómenos impidieron que llevaran a cabo labores habituales en primavera, como la preparación del suelo y la plantación de nuevas vides.

La resolución extiende por 12 meses la validez de las autorizaciones de plantación que expiran en 2023. De esta forma, los viticultores que posean estas autorizaciones y se hayan visto imposibilitados de utilizarlas durante el último año de validez debido a la situación mencionada, no perderán su autorización.

Esta medida beneficiará a 2.280 viticultores y a una superficie total de 2.215 hectáreas.

La segunda resolución, publicada el 1 de noviembre, se refiere a la utilización de planta injertada con material estándar para la próxima campaña de plantación 2023/2024 en el marco de las ayudas a la reestructuración y reconversión del viñedo en Castilla-La Mancha.

Anteriormente, la normativa requería que las plantaciones de viñedo acogidas a las ayudas de reestructuración se realizaran con planta certificada.

Con la nueva resolución, se autoriza el uso de planta de categoría estándar para las variedades albillo dorado, albillo real, garnacha peluda, malvasía, moravia dulce y tinto velasco. Esta flexibilización permite a los viticultores planificar sus plantaciones, que se llevarán a cabo en la primavera de 2024.