24h Castilla-La Mancha.

24h Castilla-La Mancha.

Anciano de 90 años acepta haber peleado con su esposa, pero niega haberla agredido con un martillo en Cuenca

Anciano de 90 años acepta haber peleado con su esposa, pero niega haberla agredido con un martillo en Cuenca

El juicio contra un anciano acusado de intentar matar a su mujer con un martillo en Campillo de Altobuey ha llegado a su fin en la Audiencia Provincial, donde se han escuchado versiones contradictorias. Mientras el nonagenario ha negado haber golpeado a su esposa, la forense ha confirmado que las lesiones son compatibles con golpes de esta herramienta. La defensa ha cuestionado el uso del martillo en el incidente y ha puesto en duda la cadena de custodia.

El acusado, de 97 años, ha alegado que lo ocurrido fue una trifulca y que fue su esposa quien le golpeó, incluso más que él a ella. Ha admitido que llevaba el martillo consigo porque solía trabajar con él, pero ha negado haber tenido la intención de atacar a su esposa y haberla golpeado, aunque sí lanzó el martillo hacia la cama.

El anciano reconoció haber golpeado a su mujer con las manos en una discusión previa y sugirió que la herida que sufrió pudo deberse a que ella se golpeara con el cabecero de la cama. Además, ha afirmado que tenían frecuentes discusiones, especialmente por dinero, ya que ella le robaba para "malgastar". También estaba en desacuerdo con la decisión de llevarlo a una casa tutelar después de una pelea anterior.

Uno de los agentes que tomó declaración ha confirmado que la mujer no quería presentar denuncia y que el hijo del acusado inicialmente declaró que su padre le había dicho que la había golpeado con el martillo y que se iba a quitar la vida, pero luego corrigió su testimonio para afirmar que su padre no le mencionó esa herramienta.

Una de las hijas ha confirmado que un día antes del incidente, habían denunciado a emergencias que el acusado había amenazado a su madre con matarla con un martillo, pero también ha señalado que nunca vio a su padre amenazarla directamente y que su madre tenía un trastorno psiquiátrico diagnosticado.

La víctima ha confirmado la primera amenaza que había descrito su esposa, pero ha retractado sus primeras declaraciones en el juzgado de Motilla del Palancar, donde había afirmado que él se había abalanzado sobre ella y la había golpeado. La víctima ha dejado claro en múltiples ocasiones que no quería denunciar a su pareja y ha enfatizado que nunca antes la había golpeado.

Tras escuchar todos los testimonios, el Ministerio Fiscal ha mantenido su petición de prisión, aunque ha disminuido la solicitud de pena de alejamiento. Por otro lado, el abogado de la defensa ha pedido la absolución al argumentar que no hay pruebas suficientes de que el martillo fuera utilizado con intenciones homicidas.